En Constante Cambio

26 julio 2016

En Constante Cambio

La evolución interna del individuo es más rápida que la externa, y solo él puede afectar la colectividad, llevarla por así decir a esos cambios que llamamos avance. En esto coincido lo expuesto por Kenneth Gergen en su obra “El Yo Saturado”. El sujeto cambia y se mantiene cambiando y es parte de nuestra naturaleza, y no sólo naturaleza, sino en el “Yo mismo”, innato por necesidad

El sociólogo francés François Dubet nos dice “Concebida como una dimensión de la integración, la noción de identidad se encuentra frecuentemente asociada a los temas del cambio social y de la crisis. Los problemas sociales, la desviación, la marginalidad y a veces las movilizaciones colectivas se interpretan como síntomas de la destrucción de las fuerzas de la integración y, al nivel del actor, como crisis de identidad”. Los individuos atomizados, aislados, privados de sus raíces y de sus tradiciones estarían entonces disponibles y atraídos por líderes y movimiento de masas que les ofrecen una nueva identificación en la fusión de las masas en movimiento alrededor del jefe, en el llamado a la identidad de la raza, de la nación, del pueblo-clase…La “personalidad autoritaria” que se impone en este caso puede ser considerada como la expresión psicológica de esta crisis de identidad.

El proceso de individualización es más complejo de lo que podemos entender. Es necesario desnudar al individuo en todas sus etapas y analizarlas desde un punto de vista social, filosófico, plural y muy humano.

  • Leyendo y pensando trabajo para aprobar un curso predoctoral, del doctorado Globalización: Procesos Sociales y Políticas Económicas, de la Universidad del País Vasco, impartido por el Dr. Mikel Villarreal.

 

A ELLA

No pierdo un boleto de viaje a ese mundo interesante, mi mundo interno.  La invitación llegó al despertar esta mañana. Una palabra frente al espejo resonó: MAL AGRADECIDA, sorprendida por mi gesto de acomodar lo que queda de mi aún bien portado cabello. Brillante, dócil, recién levantado de una almohada que lo acogió mojado al salir de mi amada ducha antes de dormir. Y es que fue suficiente puerta de entrada esa retajila de recordatorios que enrostraron a saltos los muchos detalles que la vida ha tenido conmigo.

”De que te quejas­?, que tanto rechazas y despotricas por simples caprichos de tu corazón. Guay!”

Tener lo que ni siquiera se ha pedido, a veces logra sacar la peor versión de sí. Gigante Vergüenza. He sido cara y cruz de mi moneda. Me evalué y rete a tomar el día, usarlo de escalera para alcanzar a dar las gracias y corregirme. 

Hoy fallida, me acepto más perdonadora, satisfecha de saberme humana. Con mis luces, con mis sombras y una capacidad de mirarme al cruzar la acera que me hace amar a cántaros a esta mujer del espejo.

                                                                                                               Carpe Diem!

 

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.mujeresdepazrd.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.mujeresdepazrd.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.

ÚLTIMAS COLUMNAS

ARCHIVOS

TAGS